RESEÑA DE DISCO: “ADIOS TORMENTA” DE FABIÁN. TODAVÍA ALGUNOS PÁJAROS VIVOS.


 

Fabián - Adios Tormenta

Fabián - Adios Tormenta

“Quieres explicar
lo que quizás
no es tan extraño”

Parece que Fabián tiene una tranquila y permanente obsesión con los fenómenos meteorológicos. “Espera a la primavera” (Discos Liliput/ El Diablo!!, 07) y su reciente “Adiós, tormenta” (Vicious Group, 09) organizan sus canciones no simplemente en torno a un escenario de contenido metafórico reconocible, sino que más bien, ese escenario, actúa como protagonista en si. La naturaleza (en todo su espectro, nos dice el músico leonés, como quien te mete un papel doblado en el bolsillo sin que te des cuenta), es lo único de lo que no podemos escapar.

El elemento descriptivo de ésta es el que nos conduce a una conclusión que se nos manifiesta sencilla y genial: la naturaleza es a lo que todas las personas estamos sujetas y, aunque queramos cambiar las cosas, probablemente acabemos sucumbiendo al huracán (“Hay mares de lágrimas…”) después de que florezcan los cerezos (“…hay horas de luz”). Pero cuando se regenere el procedimiento cíclico, con toda seguridad, los cerezos volverán a florecer. Aparecerá otra batalla en el mismo escenario que se nos antojará distinto, pero en el fondo será el mismo. Aparecerá otra chica, que siempre será el primer amor. Fabián escribe siempre la misma canción de forma distinta. Y así.
Esa especie de ciclotimia sentimental no se nos presenta como algo turbador, sino como algo que contemplar. Como quien mira por la ventana con el único fin de mirar las cosas que hay detrás de la ventana.

No obstante, las personas, nosotros, esos eternos candidatos a héroes dentro de un ecosistema salvaje y de supervivencia, donde el cambio continuo y finalmente previsible se convierte en la constante que nos hace acariciar una pequeña noción de verdad, estamos y estaremos siempre al pie del cañón. Eso nos cuenta en su nuevo disco, que no es nada más (y nada menos) que la continuación de su anterior trabajo. Esta continuación cincela su leit motiv. Un segundo disco tan lógico, hermoso y extraño como un cambio de estación.

Fabián siempre vuelve a la ventana como si fuera el trabajo que lleva ejerciendo durante muchos años. Sale a volver para contarnos cosas que sabemos pero que solemos obviar. Nos propone una posición en cierta medida clásica, por aquello de volver al origen (movimiento perfectamente plasmado en cuanto al aspecto no sólo lírico, sino también instrumental); pero, en el fondo, estamos ante una actitud eminentemente post-moderna. La gente se tatúa flores. Se sabe todo sobre las flores, incluso. Pero saber todo sobre las flores no tiene nada que ver con arrancar una flor. O comérsela.

Fabián se despide de la tormenta sabiendo que vendrá otra pronto (“Adiós, tormenta/ si pasas por aquí./ Adiós, tormenta/ no vuelvas a por mí”). No quiere inventar nada, ni si quiera cambiar las cosas; elige mostrar esa pequeñísima prueba de su experiencia, haciéndonos ese viaje desde lo anecdótico y específico hacia lo universal y común un camino reveladoramente lúcido. Y digo pequeñísima prueba, no por una cuestión de nihilismo auto-flagelante, sino más bien por una cuestión de economía y éxito del mensaje; porque con la tormenta suelen llenarse de barro las cosas y dificulta mucho saber qué es lo importante.

Pero el músico leonés sabe que lo importante es que, a pesar de todo, somos la todavía posible variable dentro de una fórmula exacta que conocemos a la perfección. La conocemos, en parte, por esa herencia de los song-writters anglosajones, descreídos de cualquier movimiento social-político, que tan bien asumieron esta condición de miniaturistas del mundo escondido. Esos nombres que todos conocemos y que sintieron algo parecido mirando el mundo que había tras la ventana y no quisieron erguirse como jesucristos del arte. Miraron el mundo y no quisieron cambiarlo, simplemente contarlo. Quizá contándolo lo comprendamos un poco mejor (y lo comprendamos un poco más cerca, que es más importante que mejor).

Fabián nos habla de ello. Resuelve las canciones en tres líneas. Parece una actitud aparentemente sentenciosa, pero de veras que las resuelve. Nadie pregunta después.
Fabián nos dice que, a pesar de todo, quedan algunos pájaros vivos.

Carlos Madrid

 

Fabián ha grabado los coros de “Campeones de Invierno”, primer disco de Carlos Madrid en La Casa con Ruedas, y ha cantado un par de estrofas de “Muertes Simultaneas”. Bájate “Campeones de Invierno” GRATIS AQUÍ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: