RESEÑA DE DISCO: BLACK CROWES “BEFORE THE FROST…”


THE BLACK CROWES - BEFORE THE FROST

THE BLACK CROWES - BEFORE THE FROST

Un año después del lanzamiento de “Warpaint” los Black Crowes editan el que es su octavo álbum bajo el nombre de “Before the Frost” que, a pesar del susto que para sus fans supuso el adelanto del discotequero tema “I ain’t hidding”, continua en la línea ya marcada por su anterior trabajo, una mezcla de blues-country-rock pausado y ejecutado con la maestría propia de quien lleva mucho tiempo en este negocio.

Lo primero que hay que destacar es la presentación, una carpeta doble en cartón propia de los antiguos Lps y el Cd en color negro y simulando los surcos de los discos de vinilo en la galleta. Además, de regalo, podréis descargaros lo que es la segunda parte del disco “…Until the Freeze” (del que hablaremos en próximas entregas) gracias al código que incluye en el interior de la carpeta.

Grabado en los estudios Levon Helm en Woodstock durante varias noches y frente a una exclusiva audiencia de fans invitados a las sesiones el disco presenta la frescura que cabría esperar de semejante iniciativa. Las canciones se mueven entre el rock setentero y el country de salón de baile. Buen ejemplo de esto son los temas “Good Morning Captain”, “Appaloosa” o la preciosa “The Last Place that Love Lives” en las que el uso de las slide guitar, los pianos en ragtime o los violines hacen difícil no sentirte parte de una fiesta en un granero perdido en las profundidades de los States.  Es, de hecho, esta la sensación que prevalece a lo largo de todo el disco, la de un grupo de amigos desgranando su repertorio frente a sus vecinos. Un repertorio donde cabe de todo como en los temas “Been a Long Time” y  “Make Glad” que, con esos toques de psicodelia pop y ritmos funk, son una prueba más del buen hacer de la banda y su capacidad para sacarse tremendas improvisaciones de la manga. La banda se siente cómoda, a lo largo de los años han creado un estilo propio en el que desarrollar todas sus influencias, así lo hacen en la divertida pieza jazzy “And the Band Played On” o en la estupenda “What is home”, una pequeña joya folk cantada a dos voces con Rich en la principal y acompañada a la perfección por el banjo de Larry Campbell.

Punto aparte es la ya mencionada “I Ain’t Hiding” con esos ritmos y coros más propios de las pistas de baile del estudio 54 que de una banda de rock y es que parece que, por momentos, los Cuervos se quieran parecer a los Stones trasnochados de los ochenta. Sin embargo el parón es breve y tras esta pequeña espantada vuelven a retomar sus raíces. “Kept my Soul” o “Houston Don’t Dream About Me” al igual que “A Train Still Makes a Lonely Sound” nos devuelven a los “Cuervos” más sureños y raciales, dignos herederos de “The Allman Brothers” o “Lynyrd Skynyrd”.

En definitiva, un gran disco aunque lejos de obras precedentes, tan difíciles de superar, como “Amorica” o “Soutern Harmony…”. The Black Crowes siguen ahí, espero que por mucho tiempo, marcando su ritmo y haciendo lo que les apetece sin dejarse llevar por las modas o los caprichos de la industria. Privilegio de los clásicos y es que en breve se cumplirán los veinte años del lanzamiento de su primer disco “Shake your Money Maker”…

You’ll bring the music and I’ll bring the wine.

Miguel Ángel Garzás

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: