RESEÑA DE DISCO: “STREETCORE” DE JOE STRUMMER. EL DESTINO Y LOS MESCALEROS.


Joe Strummer - Streetcore

Me cuesta mucho escribir acerca de la música, sonidos y ritmos transformados en palabras, ¡como intentar poner puertas al campo vaya!. Aunque en el caso de este “Streetcore” (2004) de Joe Strummer y sus mescaleros se me presenta fácil el empeño de explicar por qué es uno de mis discos favoritos y con diferencia el mas trillado en mi tocadiscos este verano; me equivoqué al comprarlo.

Buscaba su anterior “Global a Go-Go” (2001) pero ¡sorpresa! mi inglés me traicionó, quería disfrutar en un buen vinilo de la fantástica “Johnny Appleseed” y la confundí con quién sabe ya cual canción de este Streetcore, el caso es que llegué al coche y al volver a mirar la contraportada esputé con ira “¡maldición!”, es lo que tiene verte rodeado de discos, que a pesar de buscar algo concreto no sabes ni lo que te llevas a casa. El caso es que cuando lo puse flipé, como rezaba Bodelaire –en lo inesperado está lo bello-, aluciné en el mismo color de su portada, un alegre naranja fosforito que en nada parece indicar lo trágico de su gestación que hasta ese momento desconocía.

Streetcore es un crisol de influencias musicales, de experiencias vitales y energía a raudales. Ese tipo de disco en el que encuentras una canción favorita para cada día y que en nada parece enlazarse con la anterior. Abre “Coma Girl”, increíble estribillo pop compuesto por toda su banda con armonías que dan muestra de que Joe supo rodearse de la sutileza y musicalidad de multinstrumentistas y amigos como Martin Slattery, Scout Shields, Simon Stafford y Luke Bullen sin perder un ápice de mala ostia y combatividad. Siguen a esta “Get Down Moses” y “Long Shadow”, la primera, un infalible reagge-bluesy con hammond mortal que conduce al buen rollo de inmediato, mientras que la segunda es un sentido homenaje a Johnny Cash acústica en mano, cierran la cara “Ramshackle day parade” y “Arms aloft” destacándose ésta por despertar en ti ese gamberrísmo adolescente (conduciendo toda la noche hasta Newcastle/nuestro espíritu es nuestra gasolina/manos arriba en Aberdeen) me hubiera gustado estar con la gang esa noche incluso con los huesos en el calabozo.

Por otro lado, y nunca mejor dicho (Cara B) nos encontramos quizá con la canción que representa todo el espíritu libre y vital del disco a pesar de ser la única no escrita por Joe y sus Mescaleros, hablamos de “Redemption Song” de Bob Marley, (ayúdame a cantar estas canciones de libertad/son todo lo que tengo/canciones de redención) producida como otras tres canciones del disco por Rick Rubin en primeras tomas pues hay que recordad que Joe murió durante la grabación del disco. Para poner los pelos de punta.
El disco se cierra con “All in a day”, “Burning streets”, “Midnight jam” y “Silver an gold”, cuarteto de ases que nos llevan desde el himno que te apetece cantar con tus colegas en fogata y botellón playero, a la historia hindú-psicodelica mas puramente mescalera pasando por el violín de los ritmos cajun music mas sentidos.

Una obra maestra representativa de toda una vida de amor a la música y lucha contra los mismos imbéciles que hoy siguen intentado hacernos creer estúpidos.

Miguel Angel Ortiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: