“EL GÉNERO BOBO” DE NACHO VEGAS. POLVO ENAMORADO.


NACHO VEGAS - EL GENERO BOBO EP

Escucho “El Género Bobo” y pienso en una cita que Michi Panero en su entrevista póstuma le atribuye dudosamente a Scott Fizgerald: “hay que aceptar que las cosas no tienen solución y sin embargo seguir luchando por ellas”. Una suerte de idealismo escéptico que resume la contradicción del que quiere creer aunque no crea, seguir soñando aunque tenga conciencia del sueño, asumir el final como si fuera el principio y, en definitiva, amar por mucho que el resultado sea como en los erizos. Y si no, ¿para qué?

Probablemente no sea lo mejor que ha grabado hasta la fecha (de hecho, sacando el bisturí crítico, dos de las cuatro canciones me parecen muy anodinas), pero para mí lo ha vuelto a hacer: dieciocho minutos rebosantes de honestidad, que lucen con el esplendor intermitente y la absurdidad de lo que está vivo y te hace sentir del mismo modo.

Un intro que es a la vez prólogo y epílogo, nos coloca en situación a través de un texto de Cernuda ambientado con contención y la dosis justa de desasosiego. La historia es de sobra conocida pero lo suficientemente inquietante como para volverla a escuchar una y otra vez.

“Pesadilla genérica”, mirándose en el country luminoso del penúltimo Bonnie ‘Prince’ Billy, narra la confesión de quien se sabe miserable, pero ya no pide perdón por existir. El viento sopla a favor y si el parte del tiempo lo contradice, carretera y manta y que le corten la cabeza a meteorólogos agoreros. Y si las dudas acechan le pedimos ayuda al maestro Cohen y, haciéndole un guiño a Seronda a golpe de theremin, firmamos con “Las inmensas preguntas” los tres minutos más sobrecogedores e intensos que uno ha escuchado en los últimos meses, metiendo el dedo en la llaga del dolor de la lucidez y constatando que, como decía el Federico Luppi de “Lugares Comunes”, las mejores preguntas son ésas que se repiten desde los griegos y todavía no han perdido su vigencia.

Con “El penúltimo anhelo” Nacho Vegas salda las cuentas pendientes con el ángel simón, en un pseudo-blues tan intrascendente como sincero, en el que retuerce el cuello a antiguos versos para desmarcarse de la sombra alargada de un determinismo con olor a muerte. Esa que en “Al final te estaré esperando”, a ritmo de coro gospel (con un punto petardo a lo Dylan cristiano resucitado) y redimida por la capacidad de amar, ya no se percibe como el absurdo y triste final de un chucho malherido, sino quizás el principio de cierta paz y armonía que, igual que a Morrissey, el mundo le sabotea. Y es que cuando uno sabe que por mucho que se empeñe en testimoniarlos, pesadillas, preguntas y anhelos acabaran irremediablemente siendo polvo no le queda más remedio que consolarse pensando que, en el mejor de los casos, “polvo serán, más polvo enamorado”.

José Calderón

Anuncios

4 comentarios to ““EL GÉNERO BOBO” DE NACHO VEGAS. POLVO ENAMORADO.”

  1. Nacho Vegas!!!???……..The times they are a-changing!!!

  2. Nacho Vegas por aquí!!!???……….Pero esto lo sabe el jefe???…….En fin, the times they are a-changing!!!

  3. jajaja… “El Jefe” que dirá… estoy seguro de que en el fondo le gusta. Por cierto, enhorabuena por el artículo Pepe.

  4. simplememte magnifico nacho es un maestro como bunbury y saben k solo hay k vivir pase lo k pase la mision a ki es mantenerte vivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: